ALFOMBRA MIFFY A CROCHET

23 enero 2018


¿Conoces a la conejita Miffy? seguro que sí,  y no es de extrañar porque es preciosa y  mire donde mire habitaciones de niños la veo.   Así que no pude resistir en poner una en la habitación de Noa,  y además de ser una lamparita muy práctica por la noche, decora la habitación de maravilla.
Y sí,  me lo podéis decir, últimamente me ha dado por hacer alfombras de animales! 

La primera fue la Alfombra Oso que tanto os gustó, pero al final decidí ponerla en el comedor en la zona de juegos de la peque,  así que volví a poner  la alfombra con arcos que ya tenía en su habitación  pero que  del uso y la lavadora necesitaba una renovación  y llego Miffy!


La alfombra está hecha con Cotton Air de Casasol, he utilizado 5 ovillos y los ojos y la boca los he hecho con fieltro negro.  

El patrón no podía ser de lo más sencillo: haces un círculo mágico de 6 puntos y después de la vuelta de aumentos de todos los puntos del círculo mágico, vas haciendo aumentando puntos antes del aumento en cada vuelta, en la primera un pb un aumento, segunda 2 pb un aumento y así sucesivamente. 

Este patrón lo he utilizado anteriormente en muchos proyectos, así que haces una alfombra todo lo ancha y grande que quieras y al final le tejes las orejas como te muestro en el vídeo.
Para diseñar la boca y los ojos,  he utilizado el editor de fotos gratuito Picmonkey  que va de fábula y te muestro como hacerlo,  también te dejo un link gratuito para que  puedas descargarte la plantilla que he utilizado yo y imprimirla, haz click en  el link.

Los ojos y la boca al final los he pegado con silicona caliente, es resistente al agua y aunque la laves no se despega y queda totalmente sujeta a la cuerda, lo que no tengo tan claro es que si el fieltro destiñe, y me va a dejar la alfombra negra, pero si la lavo con agua fría entiendo de que no, así que una vez la limpie ya os lo actualizaré en el post.

Os dejo aquí el link del vídeo y espero que os guste y ver muchas Miffys por vuestras casas!!! 

 
Knit and Love. Todos los derechos reservados. © Maira Gall.